Charlamos con José A. Jiménez, “alma mater” del Dessafio de la Sierra Sur de Jaén

El Dessafio de la Sierra Sur celebrará su octava edición en este año 2.015.

Se trata de una cicloturista MTB que se posiciona como una de las mas importantes del sur de España y que en su edición de 2.014 contó con un límite de 1.000 participantes.

Son muchas las características que hacen diferente al Dessafio, una de ellas es que cada año el punto de salida y llegada (la ruta es siempre circular) es distinto, para cada edición un pueblo de la Sierra Sur de Jaén alberga el arco de meta por lo que se ha convertido en una prueba que toda la población de la comarca ha hecho suya.

En estas líneas José Antonio Jímenez, alma mater del Dessafio de la Sierra Sur nos cuenta su experiencia y visión como organizador de pruebas ciclistas.


¿Cuál es tu relación personal con el ciclismo?

Soy un apasionado de la bicicleta. Creo que es un deporte perfecto para practicar hasta edad avanzada. No es agresivo para el cuerpo y permite estar en forma de una manera equilibrada. Si nos centramos en la parte deportiva, el ciclismo puede ser uno de los deportes que mejor representan los valores del esfuerzo y la solidaridad. Muchas veces lo hemos visto en televisión, pero más allá de la competición deportiva, existe una componente de reto personal que lo hace adictivo. Cuando ves cómo progresas, cómo puedes ir cada día un poco más lejos y percibir sensaciones nuevas, integrarte en la naturaleza y ser autosuficiente… quedas atrapado para siempre. En mi caso, después de pasar algunos años participando en algunas pruebas deportivas, un día descubrí el ciclismo de ultrafondo y vi que era exactamente lo que mejor me encajaba. Actualmente me dedico fundamentalmente a participar en Ciclomaratones, también llamadas Brevets, que son pruebas de varios cientos de kilómetros (las más cortas de 200 km, y las largas de 1200 ó 1400 km) en las que no existe el espíritu competitivo porque no hay clasificaciones, sólo hay que hacerlas en menos de un tiempo determinado para poder clasificarte para las distancias más largas. Cada uno debe ser autosuficiente y demostrar que ha completado el recorrido pasando por un número de puntos de control, mediante el sellado de un carnet de ruta. Este tipo de pruebas fomentan los valores de solidaridad y cooperación entre los participantes, pero al mismo tiempo requieren importantes dosis de buena forma y buena capacidad de organización logística, así como fuerza mental para soportar los momentos más duros. Hay que estar preparado para pedalear con cualquier condición meteorológica, de día o de noche, y una de las mayores dificultades es la gestión del sueño, que se va acumulando y a veces es imposible de soportar, a pesar de que se pueden hacer paradas para dormir. Es todo un mundo muy diferente del ciclismo clásico de competición. Mi mayor logro en este terreno fue la prueba internacional Londres-Edimburgo-Londres, de 1400 kms, que completé en 2013 en 110 horas. Actualmente estoy preparándome para intentar superar la París-Brest-París en el verano de 2015, una prueba de 1200 kms que hay que terminar en menos de 90 horas.

 

¿Quiénes decidís poner en marcha el Dessafio?, ¿tenía algún objetivo concreto? ¿Qué os motivó a hacerlo?

En 2007 el ciclismo de nuestra comarca estaba despertando. Algunos ciclistas aislados empezábamos a recorrer la comarca e interesarnos por descubrir sitios, sobre todo con las bicicletas de montaña. Se me ocurrió crear una página web dedicada al cicloturismo en nuestra comarca, la Sierra Sur de Jaén. En mi pueblo, Castillo de Locubín, no éramos muchos, pero con el impulso de algunos compañeros, sobre todo Remigio Olmo, creamos un club denominado Ciclocubín. La Peña Ciclista Alcalaína había atravesado una crisis de la que empezó a recuperarse con el impulso de gente ilusionada, como Jaime Javier Castillo. A partir de aquella web común para toda la comarca, impulsada por nuestros dos clubes ciclistas, surgió la idea de convocar una “quedada” para hacer un gran recorrido circular que uniera nuestros pueblos, y diseñamos lo que fue el germen del actual Dessafio. En Octubre de 2007 nos reunimos 25 ciclistas de todos los pueblos, y algunos venidos de fuera, a partir de un anuncio por internet. Fue una jornada histórica, en la que soñamos con las posibilidades de aquel trazado como escaparate natural de nuestra comarca, y pensamos en convertirlo en una gran prueba al estilo de los 101 de Ronda, la prueba más famosa de Andalucía por aquel tiempo.

Pero no se trataba sólo de organizar un evento de un día. Desde el principio tuvimos clara nuestra vocación integradora y de servicio a nuestra tierra. Nos imaginamos que el ciclismo, y el deporte de aventura en general, podía ser un vehículo vertebrador del desarrollo turístico sostenible, y por tanto de la economía de nuestra comarca. Este fue el motivo por el que decidimos celebrar la prueba en sábado (casi siempre el primero de Octubre), para que los ciclistas pudieran venir desde lejos, incluso desde otras comunidades autónomas, y pasar el fin de semana en nuestra comarca, pudiendo regresar a sus casas el domingo.

Nos marcamos dos objetivos claros: fomentar la imagen de la Sierra Sur de Jaén como paraíso del ciclismo de montaña, potenciando nuestro patrimonio natural, y animar a nuestros paisanos hacia la práctica del ciclismo.

El año 2008 no fue nada fácil, pero nuestra idea de construir un proyecto colectivo y la particularidad de rotar la salida y meta del Dessafio entre los cuatro pueblos fue acogida con entusiasmo por los ayuntamientos y la Diputación Provincial de Jaén. Con mucho trabajo y un pelín de suerte conseguimos celebrar aquel primer Dessafio en Castillo de Locubín un 4 de Octubre que ha quedado marcado en nuestra memoria para siempre.

Después de ocho años podemos decir con toda satisfacción que hemos cumplido ampliamente con ambos objetivos, el Dessafio es conocido en toda Andalucía y fuera de ella, y la práctica del ciclismo ha experimentado una auténtica explosión en nuestra comarca.

 

¿Cómo recuerdas aquella primera edición?

Si te digo la verdad, me parece que fue un sueño casi temerario. Quisimos ser organizadores y también participantes en la prueba. Guardo con orgullo mi diploma con el dorsal número 1, todo un privilegio que me concedieron mis compañeros. Aunque intentamos afrontar la organización con la mayor seriedad posible, tuvimos que improvisar muchas cosas, y cometimos bastantes errores. Por fortuna pasaron prácticamente inadvertidos. La verdad es que el evento fue un éxito desde el punto de vista global, y algo nunca visto en Castillo. El apoyo de las instituciones fue absoluto y muchas asociaciones culturales y deportivas colaboraron con nosotros, consiguiendo darle al Dessafio una imagen de gran organización, con cientos de voluntarios repartidos por la comarca. También los habitantes de la comarca entendieron que debían colaborar con nosotros. La presencia de público se ha ido incrementando con el paso de los años, y nuestra prueba ya es conocida por el calor de la gente de la Sierra Sur, siempre dispuesta a animar, especialmente a los últimos. Es destacable el apoyo de los pastores de la sierra, que abren las cancelas sin poner ninguna traba para que los vehículos y ciclistas del Dessafio puedan atravesar sus tierras.

 

En sólo 7 años el Dessafio se ha convertido en una prueba ineludible del calendario… ¿Cuál es su seña de identidad? ¿Qué lo hace diferente?

El Dessafio tiene como característica la gran dureza del recorrido, con más de 3000 metros de desnivel acumulado a lo largo de 100 kilómetros, pero al mismo tiempo tiene una gran diferencia con otras pruebas del calendario, y es que intentamos mantener el control de meta abierto el máximo tiempo posible, para que todos los ciclistas con un cierto estado físico puedan completar la prueba. Intentamos evitar el “cierre de control” para que cada persona pueda plantearse su propio objetivo, que es sencillamente terminar la prueba, sin preocuparse por su puesto en la clasificación general. Esto ha convertido nuestra prueba en un auténtico “reto” para muchas personas, que ven en él una manera de superarse a sí mismos. Las escenas en meta son auténticamente emotivas año tras año. Aparte de los que vienen a competir por los trofeos, hay una gran masa de ciclistas que se toman el Dessafio como una carrera popular y la afrontan de manera colaborativa, ayudándose mutuamente y dejando imágenes preciosas de amistad y deportividad.

La otra gran característica que imprime una personalidad especial a nuestra prueba está en la gran diversidad del recorrido, que pasa por los cascos urbanos de los pueblos, por característicos paisajes olivareros, riberas frondosas y altas montañas con vistas excepcionales. Quien completa el Dessafio tiene la sensación de haber pasado en pocas horas por paisajes tan diferentes que no parecen de la misma comarca.

 

Una pregunta mil veces formulada: ¿Existe algún secreto para el éxito?

No sé si es un secreto o no, pero yo creo que lo más importante para conseguir el éxito es la “pasión”. Hacer las cosas con el convencimiento de que son necesarias, y tener claro que lo que hacemos es lo que queremos hacer.  La pasión por el ciclismo y por nuestra tierra nos movió a crear este maravilloso proyecto, y todo lo que soñamos un día se ha hecho realidad.

En los orígenes del Dessafio, uno de los ciclistas más carismáticos de nuestra comarca, Isidro Nieto, me dijo: “Sólo se cumplen los sueños de quienes los tienen”. Esta frase tan sencilla encierra una filosofía de vida, que en el Dessafio hemos aplicado a rajatabla.

 

En lo que al ciclista se refiere: ¿Por qué DESSAFIO? ¿Tan duro es? ¿Cómo debería afrontar el cicloturista el Dessafio para disfrutarlo al máximo?

Cualquier prueba puede ser dura, todo depende del ritmo y la manera de afrontarla. Pero la vida nos demuestra constantemente que el ser humano puede afrontar objetivos que pueden parecer imposibles, y superarlos con éxito.

Con la palabra “Dessafio” quisimos provocar en la gente ese sentimiento de reto que a todos nos estimula, y la particularidad de las dos “eses” viene dada por las iniciales de nuestra comarca, que es la Sierra Sur.

Siendo  una de las pruebas más duras del calendario andaluz, no hace falta ser un ciclista de élite para terminarla, si se hace con calma, planificando el tiempo, avituallamientos y descansos necesarios. Nuestros avituallamientos están surtidos para que la comida llegue a todo el mundo. En nuestra web publicamos unos tiempos estimados de paso para diferentes velocidades medias. Tomarlos como referencia en función de nuestro estado de forma puede ser una buena manera de afrontar la prueba, con la garantía de que entraremos dentro del tiempo de control.

 

En 2.014 participaron 1.000 ciclistas… con esta cifra, ¿ha llegado el Dessafio a su número de participantes ideal y definitiva?

El recorrido de la prueba es fundamentalmente “pistero”, y discurre por caminos que podrían asumir un incremento importante en el número de participantes, pero hay otros condicionantes que limitan la capacidad de nuestra prueba, como  la propia capacidad hotelera de nuestra comarca o los espacios disponibles en los pueblos para situar la infraestructura de meta. Una prueba de más de 1000 ciclistas exige unos servicios difíciles de proporcionar en una comarca como la nuestra; ya tenemos problemas porque muchos participantes no encuentran lugares ideales para alojarse. Por eso llevamos varios años manteniendo el límite de ciclistas entre los 1000 y 1200. Por ahora es lo máximo que podemos asumir con unas ciertas garantías de calidad.

 

¿Cómo ves el Dessafio en el futuro? ¿Hacia dónde se dirige esta prueba?

Después de un gran crecimiento en los primeros años, hemos alcanzado una fase de estabilidad. En este momento nos encontramos en una importante encrucijada, porque con los medios actuales no podemos abarcar un mayor crecimiento sin riesgo de desbordarnos, y tenemos que restringir la asignación de dorsales. La demanda por parte de los participantes sigue creciendo, y podríamos plantearnos un gran salto para ponernos a la altura de otras pruebas del panorama nacional en cuanto a volumen de participantes, pero esto no es posible sin realizar un plan estratégico que implique a las instituciones, ayuntamientos, Diputación, empresas hosteleras, fuerzas del orden público, etc…

 

Estamos convencidos de que detrás de una prueba con tan buen nombre debe haber un equipo humano dando el 100%, ¿Cuántas personas e instituciones hacen posible el Dessafio?

El núcleo central del Dessafio está formado por un equipo de diez personas con las tareas bien distribuidas, que estamos arropados por cientos de voluntarios pertenecientes a los clubes ciclistas de la comarca, asociaciones culturales y deportivas.

 

Para hacer realidad una prueba como el Dessafio, ¿cómo se afronta el trabajo a un año vista?

A medida que han pasado los años hemos ido perfeccionando la organización, y pronto nos dimos cuenta de que, si queríamos darle a la prueba la calidad que merecía, los organizadores teníamos que especializarnos en nuestras tareas, y no participar como ciclistas. Pero la organización del trabajo viene realizándose con un esquema parecido desde el principio. En fechas determinadas, como Navidad y Semana Santa, solemos hacer pequeñas campañas de comunicación a través de nuestras redes sociales, para ir creando ambiente. Antes de la apertura de inscripciones, que solemos realizar a finales de Mayo o primeros de Junio, tenemos que revisar con los ayuntamientos implicados lo que va a ser el recorrido de la prueba, porque siempre hay que hacer alguna modificación por obras o por necesidades logísticas. También desarrollamos los diseños estéticos de las equipaciones conmemorativas, camisetas de voluntarios, regalos de participantes, trofeos, etc… es decir, lo que va a ser la imagen “corporativa” del Dessafio. Una vez comienza el período de inscripciones se puede decir que nos ponemos en marcha de una manera más intensa, realizando las contrataciones necesarias con los proveedores de material y empresas que van a colaborar con la logística. También se realizan los contactos necesarios con las fuerzas del orden público, que también se han volcado con nosotros desde el principio, especialmente la Guardia Civil, Protección Civil, Policías Municipales  y últimamente Policía Nacional. Por último, ya en verano, solemos organizar las tareas de las asociaciones de voluntarios que colaboran con la prueba.

 

¿Alguna primicia que puedas aportarnos de la edición 2.015?

En 2014 introdujimos una gran novedad que nos supuso una importante mejora organizativa, gracias a la gestión de inscripciones a través de una plataforma externa. Esto nos liberó de una parte del trabajo administrativo y nos permitió centrarnos en otros aspectos más complejos, como la logística. También experimentamos con la toma de tiempos automática mediante chips desechables. Esto nos supuso algunas dificultades, porque la cobertura telefónica (y no digamos de internet) es muy limitada a lo largo del recorrido. Nos gustaría mejorar este aspecto y estamos valorando algunas opciones.

También nos gustaría extender la experiencia del Dessafio para que cubra todo el fin de semana con alguna actividad adicional, pero todavía no podemos desvelar los detalles porque faltan flecos por cerrar.

 

Por último, para aquellos que aún no lo hayan vivido ¿qué aporta El Dessafio al ciclista?

Participar en el Dessafio es una experiencia muy completa, como sólo puede vivirse en algunas de las grandes pruebas ciclistas del calendario nacional, ya que consiste en una gran aventura que se plantea como reto personal, con la garantía de tener buenas asistencias y avituallamientos para poder superarla adecuadamente. Descubrir un sinfín de parajes de un gran valor natural y paisajístico, tan alejados de los circuitos turísticos habituales, es una experiencia única. Por otra parte, es una prueba concurrida pero no llega a estar masificada, lo cual también es un atractivo porque mantiene ese ambiente familiar que tanto conectó con los participantes desde el principio.

El buen ambiente está garantizado por los voluntarios y por los propios participantes de la prueba, que desde el primer minuto aportan compañerismo y actitud positiva, convirtiendo el evento en una gran fiesta del ciclismo deportivo de montaña.

VISITA LA WEB DEL DESSAFIO

Jose A. Jiménez y Remigio Olmo en la salida

Jose A. Jiménez y Remigio Olmo en la salida

Paisajes del Dessafio Sierra Sur

Paisajes del Dessafio Sierra Sur

Celebración por el Dessafio conseguido

Celebración por el Dessafio conseguido

Zona de Senderos. Puro MTB

Zona de Senderos. Puro MTB